lunes, 7 de octubre de 2019

Body at Brighton Rock

En cualquier lugar el terror puede aparecer, incluso en el paraje más bucólico y paradisíaco que uno pudiera imaginar, más aún si pasas la noche velando un cadáver medio pocho en  pleno bosque. Situados en dicho contexto queda desarrollar la idea sin aburrir al personal y para eso hace falta pericia narrativa, alimentar la tensión y el ingenio. Pues nada de eso, antes de acabar el primer tercio del metraje ya cuesta contener los bostezos ante la torpeza infinita de la protagonista -la incompetencia del personaje convierte al drama en comedia-, y las redundancias y trampas argumentales se suceden pues hay que rellenar los agujeros del guion. Al menos goza de buen sonido y fotografía como esos documentales que favorecen la siesta de sobremesa.

Puntuación @tomgut65: 4/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!