martes, 8 de octubre de 2019

Patrick

Los belgas dan continuas muestras de humor oscuro, con frecuencia negrísimo, en su cine. Para muestra un botón, o sea, esta película de indefinible género. Para empezar sitúan el intríngulis en un camping nudista lleno de gente... desnuda -no nos vamos a escandalizar por eso, seguro- y el leitmotiv no es otro que la búsqueda de un martillo desaparecido. La obsesión de Patrick por el utensilio es total, de hecho parece ser un autista sin diagnosticar, lo que le lleva a ir destapando las vergüenzas, las morales, porque las otras ya están a la vista, de la clientela. Divertida hasta la hilaridad, alterna el patetismo con la sorna y el sarcasmo muy hábilmente. En la segunda parte, si hay, que se pierda un destornillador. Ahí lo dejamos

Puntuación @tomgut65: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!