miércoles, 14 de octubre de 2020

Méandre

Veintidós años después de llevarse Cube los premios de mejor película y guion en el festival de Sitges, se estrena en el mismo escenario esta digna sucesora, la cual deja también varias incógnitas en el aire aunque su puesta en escena es mucho más claustrofóbica. Justamente es su formidable ambientación, con un soberbio diseño de producción, lo que llama la atención sobremanera, aunque no se queda coja en lo narrativo gracias al intrigante trasfondo de su impetuosamente interpretada protagonista, y también a la ingeniosidad de las diferentes pruebas que debe superar. A todo esto se le añade una ligera moraleja vital y el resultado es una sugerente cinta de ciencia ficción no apta para cardíacos.

Mi puntuación: 7/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!