martes, 13 de octubre de 2020

Comrade Drakulich

Los vampiros han tenido muchos usos a lo largo de su existencia cinematográfica, pero que sirvan para perpetuar el comunismo es algo que se han sacado de la manga en esta película húngara que por desgracia no consigue aprovechar esta jugosa ocurrencia. A caballo entre un thriller de espías y una comedia satírico/política/rústica, con un toque romántico de por medio que no acaba de coagular, cabe decir que de entre la multitud de gags de humor simplón, alguno sí que arranca sonrisas ocasionales. Todo ello, unido a su corto metraje y un sinfín de situaciones descabelladas, hacen que hincarle el diente a este largometraje pueda llegar a saciar nuestro apetito cinéfilo si no somos demasiado sibaritas.

Mi puntuación: 5/10





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!