jueves, 13 de octubre de 2016

Un monstruo viene a verme

Se dice que en el cine cuesta más hacer reír que hacer llorar, y generalmente así es. Pero sin duda remueve más tu conciencia un buen drama que una gran comedia, y Bayona sabe como llegarte al alma. En su tercer y mejor largometraje el director barcelonés apunta directo al corazón en un cuento infantil no apto para niños, al menos no para los más pequeños, y sí para los mayores que hemos olvidado el valor real de la vida, como afrontar con valentía los miedos que nos salen al paso. Con una dureza sin concesiones, pero con la esperanza siempre presente, es casi imposible mantenerte impertérrito y no derramar alguna lagrimita o directamente soltar todo el moquillo, pero esa es la magia del cine bien hecho. Los aspectos técnicos del film son indiscutibles en su perfección, son las emociones las que se ponen en juego aquí y en eso pocas discrepancias puede haber.

Puntuación @tomgut65: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!