viernes, 27 de noviembre de 2020

Greenland: El último refugio

Parecía que el cine de catástrofes era cosa del pasado pero para eso tenemos al señor Gerard Butler dispuesto a resucitar géneros añejos, y la verdad es que el resultado es simpático y resultón. Cabe decir que se notan las limitaciones presupuestarias, con modestos y escasos efectos especiales y mucha acción desarrollada en espacios reducidos o escenarios reiterativos. Aún así, prácticamente desde el primer cuarto de hora empieza el desenfreno y no baja de revoluciones en ningún momento, con las típicas y previsibles situaciones de toda la vida, incluyendo algunas en las que sus protagonistas no se comportan con demasiado sentido común. Sea como sea es de alabar la valentía de estrenarla en salas cuando pocos se atrevían, lo cual le hace ganar puntos y nuestro agradecimiento por entretenernos cuando más necesario es.

Mi puntuación: 6/10




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!