martes, 11 de septiembre de 2018

Heridas abiertas (Miniserie)

Estamos ante la confirmación de que las series no tienen nada que envidiar a las películas, ya que en este caso contamos con productor, guionista, director y actriz protagonista totalmente cinematográficos, y eso se nota en el resultado final. Puede gustar más o menos, pero es innegable la calidad de la puesta en escena, del estilo de rodaje e incluso de las interpretaciones, todo ello digno de una superproducción de cine, lo que convierte esta miniserie en prácticamente un extenso largometraje de casi ocho horas.

Una vez aceptados estos hechos en lo que a forma se refiere, si analizamos lo que nos están contando quizás sí que tantos minutos pasen factura, ya que una vez presentados los personajes y el pérfido pueblo donde habitan, se suceden unos capítulos centrales en los que la historia no acaba de avanzar, recreándose en exceso en el apartado visual mediante un montaje que puede descolocar al espectador. Por suerte todo acaba cobrando sentido y comprobaremos que no estábamos tan perdidos, aunque después de ocho intensos y truculentos episodios tendremos que centrar toda nuestra atención en los segundos finales del último, para acabar entendiendo qué ha pasado realmente, y hasta será necesario revisar fotograma a fotograma lo que nos muestran para asegurarnos.

Mi puntuación: 7/10




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!