jueves, 20 de febrero de 2014

Nebraska

Encantadora película que basa su perfecto funcionamiento en algo tan sencillo y olvidado en el cine actual: contarnos una historia cercana y sin complicaciones. Huyendo de giros dramáticos innecesarios, Alexander Payne consigue cautivar al espectador a través de escenas de la vida diaria donde se mezclan el drama y la comedia más cotidianos sin recrearse en potenciales momentos de lágrima fácil. Todo esto no sería posible sin unas actuaciones realistas de unos personajes creíbles en un desarrollo de acontecimientos coherente y sin artificios, dejándote al final con un impagable sentimiento de satisfacción.

Mi puntuación: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!