martes, 18 de febrero de 2014

Drácula de Bram Stoker

Francis Ford Coppola volvió a reinventarse en esta película con una realización arriesgada pero efectiva capaz de causar angustia y miedo por partes iguales. Con ella le dio un giro a las historias del famoso conde, dotándole de una gran profundidad y enmarcándolo en un estilo visual impactante para la época. Personalmente no me convence y me descoloca demasiado como para apreciarla en su totalidad, en gran parte por culpa de algunas actuaciones, con un impasible Keanu Reeves o un cargante Anthony Hopkins, aunque hay que reconocer que Gary Oldman se muestra convincente y aterrador en el papel principal.

Mi puntuación: 5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!