miércoles, 19 de febrero de 2014

Calles de fuego

El argumento de esta película llena de sinsentidos y situaciones absurdas se resume rápido: secuestro, rescate y pelea; no hay más, pero tampoco hace falta. Eso sí, sus personajes son carismáticos y entrañables, y tiene una mezcla de cuento de caballeros con "western" moderno que la hace única, siendo una obra de culto con total merecimiento capaz de transportarnos a una época en la que el cine sólo pretendía hacernos pasar un buen rato. Y no olvidemos lo mejor de todo, una banda sonora "ochentera" con tanta fuerza y tan auténtica, que no puedes dejar de escucharla una vez tras otra durante toda tu vida.

Mi puntuación: 8/10


2 comentarios:

  1. Una gozada ochentera muy olvidada y devaluada por todos, una lástima. Su banda sonora (el eje y sentido del film) es un alarde que engrandece la película. Todo un western musical a manos de un gran artesano del cine de acción como era Walter Hill.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has clavado todo Oskar. Es como casi todas las películas de Walter Hill, un argumento sencillo llevado al límite de la diversión. Tanto él como Carpenter son unos artistas en este aspecto.

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!