lunes, 10 de febrero de 2020

Oreina (Ciervo)

En palabras del propio director, esta es su película más convencional que aún así puede resultar poco accesible debido a su lentitud y escasez de diálogos. Pero este parco y sosegado estilo narrativo está totalmente justificado y perfectamente compensado por un ajustado metraje durante el cual no cesan de ocurrir hechos protagonizados por personajes tridimensionales y auténticos. Sin duda el mejor modo para narrar situaciones cotidianas y realistas, en las que nada ni nadie es blanco o negro, permitiendo que el espectador pueda comprender sin problemas qué ocurre, pero dejando un acertado margen de interpretación a los diferentes porqués. Todo ello con un preciso y precioso trabajo de fotografía que convierte los paisajes vascos en un personaje más de este sugestivo largometraje. 

Mi puntuación: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!