lunes, 19 de noviembre de 2018

Lasso

Tal como empieza se podría pensar que nos están colando un alegato contra los rodeos, como aquí se podría hacer frente a las corridas de toros, pero nada más lejos, de lo que se trata es de destripar ancianitas, y algún jovenzuelo también, a cargo de vaqueros psicóticos. Un puntillo tiene eso de latigazos salvajes, amputaciones variadas y trastazos revienta-cráneos, con alguna guasa negra bastante hilarante, que para jolgorio entre amigos y cervezas una noche aburrida no está mal. Y no nos vamos a poner exquisitos y denostar por que sí una mañosa serie B, pero es que de ese tipo de diversión truculenta hay en abundancia para elegir, y muchísimo mejor en todos los aspectos. Si tenéis todo esto en cuenta y no os importa, a por ella.

Puntuación @tomgut65: 4/10




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!