lunes, 14 de noviembre de 2016

Entrevistas "La madriguera" (2ª parte) Kurro González, Cristina Castaño y Adriana Torrebejano

Continuamos nuestra ronda de entrevistas con el equipo de la fascinante película La madriguera cuya primera parte, donde publicamos la rueda de prensa y entrevistamos a su actor protagonista, productor y coguionista Francisco Conde, la podéis leer en http://cinedepatio.blogspot.com.es/2016/11/entrevistas-de-la-madriguera-1-parte.html

Esta vez hablamos con su director, Kurro González, con su actriz protagonista Adriana Torrebejano y con Cristina Castaño, secundaria estrella. Todos fueron muy simpáticos y con ganas de contar lo que ha significado para ellos esta película y su visión de los personajes.


ENTREVISTA CRISTINA CASTAÑO Y KURRO GONZÁLEZ

Cristina, ¿cómo te llegó el proyecto y por qué decidiste aceptarlo?

Cristina: Me llegó a través de Francisco, el protagonista, que lo conozco hace muchos años y forma parte de mi familia de amigos, y me dijo que iba a hacer su primera película, me envió el guión, me dijo que tenía un papel muy pequeño y no lo dudé porque había algo sentimental en participar en la primera película de Francisco.


Estamos acostumbrados a verte en papeles más distendidos y amenos, ¿cómo ha sido formar parte de un psicothriller?

C: La verdad es que llevo siete años interpretando a Judith en "La que se avecina", pero yo antes he hecho "Herederos", "El comisario", "Al salir de clase", no siempre he hecho comedia, para mí no es ninguna novedad participar en otro género que no sea la comedia, para el publico quizá sí, así que participar en esta película posiblemente es una oportunidad para sacar un registro en el que vosotros no estáis acostumbrados a verme.


¿Ahora quieres explotar más esa faceta o te da igual realmente?

C: Bueno, realmente yo pretendo trabajar en proyectos buenos, en los que a mi me motiven por algo, en este caso me motivaba por conocer a Kurro, porque el guión me gustó y porque era la primera película de Francisco. En otros casos, si viene una comedia muy buena la haré; si me viene una comedia mala no, y si me viene un drama malo, no lo haré por ser drama. Haré las cosas que yo crea que a mi me aporten como persona y como actriz.


Kurro, has trabajado en cortometrajes, en series de televisión, como montador en muchas películas, "La madriguera" es tu debut como director, ¿cómo ha sido tu experiencia a los mandos de un largometraje?

Kurro: Ha sido sumamente enriquecedor, probablemente la experiencia más intensa que he tenido jamás profesionalmente. Tomas una serie de decisiones a lo largo del día enromes, todas tienen que estar sujetas a un criterio clave, concreto, que tienes que proteger de todos aquellos obstáculos que lamentablemente te van surgiendo y esa posición me ha enriquecido a nivel personal y a nivel profesional muchísimo. Es verdad que me daba miedo, pero todos tenemos miedo en un momento dado, el salto, pero en este caso era algo que me apetecía, que siempre he querido hacer, y paralelamente encima he tenido ocasión de ir conociendo a un montón de gente, para muestra un botón (señalando a Cristina Castaño), que empiezan a formar parte ya de mi vida, en fin, yo creo ha todo ha sido enormemente positivo.


Y cuando pensaste en hacer la película, ¿ya teníais cerrado quien iba a distribuirla?

K: Al principio se nos ofreció la posibilidad de tener una empresa potente detrás para financiar la película, pero no quisimos porque lo que teníamos claro es que en una primera película necesitábamos mantener el control, entre otras cosas porque si tienes un primer batacazo fuerte es probable que no te vuelvas a atrever a seguir haciendo esto, entonces tanto Francisco como yo teníamos claro que si eso pasaba tenia que ser por decisiones que hubiéramos tomado nosotros y no por decisiones impuestas. Pero dicho esto la capacidad que tiene Francisco de  levantar el proyecto es increíble, no se de donde saca la fuerza, la energía y la visión para estar aquí y allí al mismo tiempo, conseguir aglutinar en torno a un proyecto a gente tan dispar y además hacerlo de tal manera que estén involucrados al cien por cien, eso lo envidio realmente.


Teníais un reparto pequeño, con unos actores con mucho talento, y una trama muy intensa, a la hora de rodar, ¿como se reflejaban esas emociones en los actores y como les afectaba?

K: Cuando trabajas con gente de la talla de nuestro reparto es muy difícil que no surjan, no problemas, yo no lo llamo problemas, forma parte del trabajo, es la exposición de sus propias visiones, que tiene su trayectoria y sus propias ideas, entonces en ese sentido fue también enriquecedor aprender a respetar a que estuviéramos todos de acuerdo y que fuésemos por el mismo carril. Pero claro, paralelamente cuando trabajas con gente de esta categoría, de la categoría de Cristina (risas), pero es verdad, es que me lo puso muy fácil, es que fue un enorme placer, al igual que Carlos Santos y Javier Mora.

C: Están maravillosos Carlos y Javier, su secuencia tiene una vida...

K: Para que te hagas una idea en esa secuencia hay un montón de cosas improvisadas, porque a ellos les gusta mucho jugar con el personaje, ellos tenían claro como era el personaje, lo habíamos hablado y teníamos claro que era lo que pasaba, a partir de ahí teníamos que encerrar a Francisco, ¿como hacíamos eso? Porque con el guión no basta, además Francisco es un tipo de actor que vive mucho el momento, no es de "tienes que hacer A B y C y lo hace", tienes que darle claves y que sea él el que cree, entonces contra más le nutras de elementos externos que vayan en ese dirección mejor es su interpretación. Y Carlos y Javi entraron en ese juego desde el principio, a parte que son un par de cachondos (risas), el de sonido iba loco, me iba diciendo por favor, que se ciñan al texto.


(CUIDADO SPOILER) ¿El momento de humor negro “vaya racha” es improvisado?

K: Sí sí. Para que te hagas una idea, cuando llegó Carlos me dijo se le habían ocurrido un montón de putadas para Francisco, y yo le dije házselas todas. La escena en la que Javi dice puedo echar un vistazo y Francisco le dice adelante, ahí Carlos tenía que empezar a preguntar y en lugar de eso saca el móvil y le hace una foto a Francisco quien se quedó descolocadísimo. Hubo un montón de elementos, teníamos claro cual era la dinámica de la escena pero les dije chicos vamos a jugar, si es que os lo sabéis, vamos a jugar.


Respecto al final, ¿lo teníais claro desde el principio?

K: Sí, lo teníamos claro desde el principio, creemos que es un final muy natural y lógico.


Una rápida para Cristina. Has hecho cortometrajes, largometrajes, televisión, teatro, musicales, monólogos, ¿con qué arte escénica te sientes más cómoda?

C: A mi me gustan todas, si tuviera que elegir una no te diría, me gustan todas, me gusta el teatro, me gustan los monólogos. El año pasado estuve haciendo el musical a la vez que la serie y luego el estreno de la película “Nacida para ganar”.

K: La suerte que tiene es que es buena en todo.


Y también cantas muy bien, ¿si te llamaran de "Tu cara me suena" que les dirías?

C: Ya me llamaron y les dije que no, no es mi intención ahora mismo, como programa me parece maravilloso soy espectadora de él, pero en estos momentos no es lo que busco. Para que la gente conozca mi faceta de cantante estoy haciendo Cabaret también, que por cierto del 17 al 20 de noviembre estamos en Sant Cugat. 

K: Tenéis que verlo porque lo bueno que tiene es que Cristina es actriz y sabe interpretar muy bien las canciones.


ENTREVISTA ADRIANA TORREBEJANO Y KURRO GONZÁLEZ

Adriana, ¿perdonarías lo que le hace el personaje de Francisco Conde, Carlos en la película, a tu personaje Caterina?

Adriana: Caterina llega a comprenderlo y a perdonarle, la experiencia que tiene ella en la casa le hace dar el empujón para que sea así. Es un trauma que ella tendrá que tratarse, pero es importante para su vida y le ha servido para crecer como escritora y persona. En cambio yo, Adriana, no podría perdonarle, poniéndome en la situación de Caterina no lo comprendería, estaría como mi personaje, un poco perdida.


Kurro, ¿estás trabajando en otra película o proyecto?

K: Sí, con Francisco Conde como productor, un thriller con tintes dramáticos que se llama el “Camino de Paula” cuyo libro se puede ver en una estantería en “La madriguera”. Fernando me preguntó si tenía alguna historia que quisiera colar en la película y le dije que sí. 

A: Son los libros que mi personaje lleva en la maleta, escritos por Carlos.

K: También tengo otro pendiente que es "La zona vacía", aunque hay que reescribirlo de arriba abajo y no quiero hablar mucho de él todavía. También será un thriller, ya que, como comentaba antes, lo que más me interesa es esa grieta que se produce dentro de los personajes que te permite ver a ese ser humano que hay detrás, sea bueno o sea malo.


Nos ha dicho Kurro, que os dejaba libertad para ir metiendo vuestras puyas, ¿lo has sufrido mucho durante el rodaje Adriana?

A: No, realmente ha sido interesante porque al dejarte tanta libertad con una propuesta que yo traía o que Francisco Conde traía, ha estado muy bien, y también sumado al hecho de que no pudimos ensayar ha sido muy interesante porque han salido cosas muy bonitas, cosas que a lo mejor ni esperábamos y que están montadas en la película. Y creo que es muy interesante porque hay incluso secuencias en las que yo tampoco sabia lo que Conde iba a hacer, entonces eso también ha dibujado mucho los personajes porque realmente Caterina, igual que yo, estaba muy perdida en el sentido de que no sé que me va a hacer este tío, y eso es muy bonito y ha sido muy rico y se ve en las escenas.


Has estado haciendo "El secreto de Puente Viejo" mucho tiempo, ¿fue difícil para ti salir de ese personaje y meterte en la piel de Caterina?

A: No me suponía nada porque realmente sólo coincidí con "El secreto de Puente Viejo" la ultima semana de rodaje. Pero justo rodando la película estaba de gira de teatro con Carlos Santos y Javier Mora, y hacía un personaje totalmente opuesto, comedia pura, muy inocente. Pero no ha sido muy difícil, todo lo contrario, de estar rodando algo tan intenso como es La madriguera a de repente irme a un escenario a hacer comedia ha sido muy interesante.

K: Es que Adriana tiene una cosa que es fantástica, que es una tía rapidísima, había veces que me hacia preguntas y yo me tensionaba porque decía jo, es que esta ya esta ahí y yo no he llegado, yo necesitaba mi tiempo para pensar. Es fantástico, trabajar con Adriana.

A: Creo que la película lo requería también.

K: No no, esta película no hubiera salido de no haber tenido una actriz con la capacidad para meterse de forma tan radical tan automática en situación. Lo he comentado, es que teníamos una media de 24 planos al día y eso significa que había días que rodábamos 13 o 14, pero que otros rodábamos 30 y pico.

A: Sí, pero ya no por el tiempo si no porque se rodaba tan salteado que ahora estaba bien, ahora estaba secuestrada de veinte días…


Después de tanto tiempo en el mismo escenario claustrofóbico con el personaje de Francisco Conde, cuando acababas de rodar la escena no le mirabas en plan, ¿qué me has hecho? 

A: No, pasábamos muchas horas en la casa montada por Fernando Contreras, pero una vez cerraban las luces eso se quedaba ahí, por mi salud. Fue muy intenso porque fueron veintitrés horas de rodaje de las cuales yo hice diecisiete, por eso había que estar muy despierta. 


Sólo nos queda agradecer a todo el equipo de La madriguera su simpatía y amabilidad al atendernos y les deseamos mucha suerte cuando la película se estrene en cines el 2 de diciembre, ¡no os la perdáis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!