martes, 22 de diciembre de 2015

La masa devoradora

Un casi principiante Steve McQueen protagoniza esta célebre producción de serie B de finales de los cincuenta. Los pobres efectos especiales, incluso para la época, no empañan la simpatía que despierta su descabellado pero ingenioso argumento empapado de una ingenuidad de lo más encantadora que provoca una permanente sonrisa de connivencia. Esta película no merece ser valorada según los parámetros del cine actual, se la ha de situar en su contexto y tener en cuenta que el fantástico se hallaba en el proceso de maduración que le haría ir perdiendo una inocencia ya totalmente desaparecida hoy en día.

Puntuación @tomgut65: 5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!