sábado, 25 de enero de 2014

Argo

Ben Affleck ha alcanzado la madurez, no como actor, sino como director, brindándonos un thriller político basado en una hecho real que ha sido rodado de un modo clásico, sin alardes y dejando el protagonismo a lo que realmente importa, la trama y sus personajes. La tensión y la sensación de estar al límite no decaen en ningún momento aunque en su parte final recurren a ciertas casualidades que le quitan una pizca de realismo, lo que no evita que estemos ante una de las mejores películas del dos mil doce.

Mi puntuación: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!