jueves, 28 de noviembre de 2019

Terminator: Destino oscuro

Después de la perfecta Terminator 2: el juicio final le siguieron tres secuelas, que si bien eran de calidad dudosa, gozaban de un mínimo de congruencia dentro de su propio universo. En esta sexta entrega han obviado todo lo contado tras la segunda para ofrecernos otra tercera parte, que con la intención de buscar una nueva línea narrativa, dilapida la escasa coherencia que le quedaba a la franquicia, y a varios de sus míticos personajes. Es evidente que han invertido el dinero y el ingenio en rebuscadas y confusas escenas de acción, que en el fondo son refritos de algunas ya vistas en anteriores películas, al igual que un guión que repite la estructura de siempre, rellenándola de autorreferencias continuas, de lagunas argumentales y de momentos dramáticos que dan risa y escenas de humor que dejan frío. Se salva Linda "Sarah Connor" Hamilton, sin duda lo mejor de un largometraje que debería servir como lección para dejar en paz una saga que tocó techo hace veintiocho años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!