domingo, 16 de diciembre de 2018

Simbad y el ojo del tigre

El cierre de la trilogía sobre el legendario navegante Simbad nace lastrado por la dirección del impersonal y anodino Sam Wanamaker, incapaz de dar el brío y el sentido de la aventura que en las dos anteriores ocasiones si habían logrado alcanzar Gordon Hessler o Nathan Juran. Penúltimo largometraje del genio artesano Ray Harryhausen y sus criaturas mágicas es, muy probablemente, el más flojo de todos en los que intervino, pero son las manos del maestro las que dan todo el aliciente, toda la motivación necesaria para que la audiencia, sea de la edad que sea, disfrute con la aparición de los Gules, Minatón, Dientes de Sable o el troglodita de un solo ojo.

Puntuación @tomgut65: 5/10




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!