miércoles, 4 de julio de 2018

No te preocupes, no llegará lejos a pie

Alcoholismo, minusvalía y redención por el talento, de todo eso va esta cinta de título casi imposible. John Callahan, un afamado e insolente caricaturista tetrapléjico que en los 70 logró volar muy alto está magistralmente interpretado por Joaquin Phoenix en toda la dimensión de un trágico caradura. Sale por ahí Jonah Hill, ese actor de improbable físico y capacidad evidente que intenta, y a veces logra, sisarle al prota todas las escenas posibles. No es una película fácil, asumir tanto patetismo y estupidez y a la vez sentir indulgencia parece una tarea compleja, pero Gus Van Sant le aporta el vigor preciso para que alcancemos ese objetivo. El director de Kentucky, con frecuencia sobrevalorado, en esta ocasión se le ha recibido con cierta frialdad. Nosotros, por una vez y sirviendo de precedente, vamos a llevar la contraria.

Puntuación @tomgut65: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!