jueves, 10 de diciembre de 2015

El secreto de Adaline

No es muy frecuente la fusión del cine romántico con el fantástico, géneros en principio contradictorios y difícilmente conciliables. Esta producción americana lo intenta con resultados desiguales y sin arriesgar demasiado. El encanto y atractivo de Blake Lively son evidentes y en ellos se sustenta toda la película, además de la agradecida aparición de Harrison Ford, pero no son suficientes para hacerla destacar por encima de la media. En cambio el tono lánguido y algo empalagoso de sus casi dos horas la hacen perfecta para verla en compañía de la media naranja un catorce de febrero.

Puntuación @tomgut65: 5/10


3 comentarios:

  1. Fui a verla al cine y si bien no me pareció un bodrio sí que se me hizo lenta, pesada y muy aburrida a ratos debido principalmente a ese ritmo lento que la caracteriza. Por otro lado, el protagonista masculino no me convenció nada.

    Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
  2. Fui a verla al cine y si bien no me pareció un bodrio sí que se me hizo lenta, pesada y muy aburrida a ratos debido principalmente a ese ritmo lento que la caracteriza. Por otro lado, el protagonista masculino no me convenció nada.

    Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que todo el mundo acaba con la misma impresión tras verla, una pena que no hayan aprovechado mejor una interesante idea. ¡Abrazos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!