sábado, 12 de diciembre de 2015

Nuestro último verano en Escocia

El buen rollo llevado al límite entremezclado con un drama familiar al uso es lo que vamos a encontrar en esta comedia inglesa, cuyo principal encanto son unos entrañables niños que consiguen enternecer al espectador con sus adorables ocurrencias. El resto de actores está al servicio de los más pequeños en la mayoría de diálogos, dentro de una trama que se desarrolla de forma sumamente predecible con algunas situaciones graciosas en contraposición a otras un tanto cargantes. Es el tipo de película agradable y ligera, que uno puede ponerse cuando no tiene ganas de complicarse la vida.   

Mi puntuación: 5/10



2 comentarios:

  1. Ya me tenía conquistada el hecho de que saliese David Tennant, pero con tu crítica le daré una oportunidad en breve!! ;)
    Genial compi!!!!

    Lore (@jeanne_duval)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me dejó un poco así así la película, pero como no veo Dr Who a lo mejor a ti te hace más gracia, aunque David tampoco sale tanto como los protas que son más los niños. Gracias y un abrazo!

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!