jueves, 1 de mayo de 2014

Pompeya

Como si de un circo se tratara, el mero espectáculo y divertimento son el objetivo principal de esta película que no engaña a nadie y que, para bien o para mal, ofrece lo que uno espera de ella. Llena de tópicos y momentos que nos recordaran demasiado a otras de romanos o catástrofes, llegado el momento cumbre todo queda atrás convirtiéndose en una vorágine sin freno de caos y efectos visuales a mansalva. La historia y el grupo de actores que aparecen en realidad no importan mucho, pero nos servirán para llegar hasta un final que al menos es convincente.

Mi puntuación: 5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!