sábado, 16 de noviembre de 2013

Lobezno inmortal

Voy a describir las cinco estados de ánimo que provocó en mi esta película en orden cronológico. Desmotivación: No tenía ganas de verla ya que el trailer tenía muy mala pinta  pero me dejé llevar y acabé en el cine. Ilusión: Duró desde que empecé a verla hasta la inspirada secuencia del tren gracias a su planteamiento interesante y una sobria puesta en escena. Aburrimiento: Diálogos que no llevan a ningún sitio y situaciones llenas de tópicos. Tristeza: Mis temores iniciales se confirman y al final la trama cae por su propio peso. Subidón: Al ver la escena post-créditos que me permite salir de la sala con una grata sensación en el cuerpo.

Mi puntuación: 5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!