martes, 28 de junio de 2016

Langosta

Una fábula distópica y crítica sobre las relaciones amorosas, y como la sociedad, e incluso nuestros propios miedos, nos incitan y predisponen a tomar ciertas elecciones. Este guión tan especial está en sincronía con una trascendente puesta en escena que se empapa de su propia profundidad metafórica, lo cual puede maravillar o perturbar según el tipo de espectador, y con un reparto que cumple, aunque queda eclipsado por la complejidad del argumento. Un claro ejemplo de película que pese a su entramado de fondo, se puede entender y disfrutar a la primera, aunque bien merece un segundo visionado para abarcar e interpretar la inmensidad de simbolismos que contiene.

Mi puntuación 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!