miércoles, 14 de octubre de 2015

Februray

Una historia típica del género de terror es reconstruida para aparentar ser diferente, y en parte lo consigue, si no fuera por la apatía que provoca ver tantas situaciones en las que apenas sucede nada. Aunque no llegamos a comprender todo lo que hemos visto hasta los últimos minutos, las dudas que nos resuelven se ciñen al qué, pero el cómo queda diluido entre tanta parafernalia y aparatosidad narrativa. Las tres actrices que se dividen el protagonismo resultan bastante inexpresivas y les cuesta transmitir la tensión que el argumento pretende, algo que por suerte sí consigue una sobrecogedora banda sonora. 

Mi puntuación: 4/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!