lunes, 18 de mayo de 2015

Shame

Retrato directo y sorprendente de un adicto cuya droga es el sexo y que le afecta de un modo que dista mucho del placer que éste puede generar. Mediante una excelente y sobria realización se consiguen capturar los sentimientos de los personajes, lo que se enfatiza utilizando prolongados primeros planos que captan sus reacciones sin necesidad de mediar palabra. Este hecho en ocasiones juega en su contra ya que estas largas secuencias se tornan monótonas a pesar de la plasticidad visual que las caracteriza. Pero por encima de lo demás destaca un soberbio Michael Fassbender que confirmó en esta película la línea ascendente que estaba tomando su carrera.

Mi puntuación: 6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!