viernes, 15 de mayo de 2015

Parker

Una película de Jason Statham puede ser mala, no tener guión, resultar absurda y poco creíble, pero nunca debería ser aburrida, ya sea por la acción trepidante o por el carisma del protagonista. En este caso apenas hay acción, el actor está desaprovechado, no hay una trama consistente y aburre hasta la saciedad, quedando solamente un producto vacío sin nada que decir, salpicado con algún destello de lo que pudo haber sido. A todo esto le sumamos una Jennifer Lopez que no aporta nada excepto aparecer en un cartel llamativo para que caigas en la trampa de verla, tentación que debes evitar a cualquier precio.

Mi puntuación: 2/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!