lunes, 24 de noviembre de 2014

Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo

Podéis leer la crítica más mini clicando aquí.

En 1958 el maestro Francisco Ibáñez publicó su primer tebeo de Mortadelo y Filemón, y desde entonces muchos han sido los intentos de trasladar fuera del papel esta famosa pareja de agentes. Se han hecho series de televisión, películas de dibujos animados, videojuegos e incluso un musical, pero hasta el año 2003 no se realizó la primera adaptación con personajes reales. 

El responsable fue el director Javier Fesser y el resultado, "La gran aventura de Mortadelo y Filemón", un película divertida pero con ciertas limitaciones y licencias artísticas que no acabaron de reflejar totalmente la esencia del cómic. Después vino "Mortadelo y Filemón. Misión: salvar la Tierra", otro director, otro Mortadelo y una decepción que no estaba a la altura de su predecesora, y mucho menos de la obra original.

Los que eramos lectores desde la infancia de las viñetas de los agentes de la T.I.A. todavía esperábamos con anhelo el largometraje definitivo que nos saciara, y para llevarlo a cabo estaba claro que el mejor modo no eran actores rodeados de efectos especiales, sino lo más parecido a la viñetas de toda la vida que se puede hacer en la actualidad sin que la realidad ponga barreras al desenfreno, animación por ordenador. Con el medio adecuado sólo faltaba saber si el contenido estaba a la altura de las expectativas del que seguramente sea el tebeo más famoso de España, nuestros Capitán América e Iron Man elevados a la mínima potencia.

Y el resultado no podía ser más satisfactorio ya que el nuevo largometraje de MyF ofrece absolutamente todo lo que uno esperaba cuando leía una de sus hazañas. Humor absurdo ilimitado, juegos de palabras continuos, mamporros a mansalva, bromas a costa de Ofelia, disfraces a tutiplén, el Súper y su bigotazo, el odioso profesor Bacterio, más tortazos, gendarmes toca narices, estupideces desproporcionadas y todo esto dentro de la típica historia estructurada en mini misiones tal y como siempre hemos recordado.

Además de todo lo mencionado hay multitud de pequeños detalles que merecen un segundo visionado y diálogos electrizantes con puyas constantes que uno no acaba de asimilar pero que están ahí, a un ritmo frenético que coge impulso en el primer minuto y que no frena hasta llegar a un final que te deja con ganas de más. Por fin el creador de Pepe Gotera y Otilio, el botones Sacarino, Rompetechos, la familia Trapisonda, 13 Rue del Percebe y tantísimos otros personajes consigue que su buque insignia, los super agentes secretos más ineptos de todos los tiempos, tengan la película que se merecen.

Mi puntuación: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!