jueves, 28 de agosto de 2014

Infiltrados en la universidad

Mismos protagonistas y misma fórmula sirven para que las risas y diversión de la primera parte se repitan de nuevo en esta secuela que no busca otra cosa que burlarse de sí misma y hacer pasar un buen rato al espectador con más comportamientos y situaciones absurdas adornadas con estupideces varias. Quizás el nivel de hilaridad y diversión no alcance cotas tan altas como en su antecesora pero se compensa con creces gracias a unos títulos de crédito que sin duda son lo mejor de la película y que te permiten abandonar la sala con una sonrisa en la cara.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!