viernes, 6 de junio de 2014

X-Men: Primera generación

Podríamos dividir la película en dos facciones tal y como visten los personajes: la negra y la blanca. La negra son los buenos, con sus trajes y entornos oscuros que recuerdan la estupenda primera parte, con actores creíbles y de calidad. En el bando blanco tenemos a un cargante Kevin Bacon rodeado de personajes casposos, ambientación hortera y situaciones estrafalarias que no acaban de encajar. Así que dejando de lado los errores de continuidad y las licencias creativas que se han tomado, tenemos acción bien rodada con un argumento sólido insertado en un marco histórico, que a pesar de las buenas críticas que recibió, se hace excesivamente larga y falla en su intento de convertirse en la mejor de la saga.

Mi puntuación: 5/10




















No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!