miércoles, 20 de mayo de 2020

Te quiero, imbécil

Todos los estereotipos y recursos típicos de las comedias románticas de siempre están presentes en esta película, que intenta ir más lejos que sus semejantes ofreciendo una trama de mayor trascendencia personal e incluso mostrando escenas íntimas un poco subidas de tono. Por lo demás, sin ser un alarde de originalidad, consigue mantenerse a flote gracias al carisma, el desparpajo y la gracia innata de Quim y Natalia, cuya química en pantalla es innegable, bordando unos papeles que tienen por la mano. Ayuda mucho que su duración apenas llegue a noventa minutos, ya que el ritmo no se resiente, y aunque su núcleo central caiga en la reiteración, no se hace pesada en ningún momento.

Mi puntuación: 5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!