lunes, 16 de marzo de 2020

La noche de los muertos vivientes

Quién iba a pensar que esta película iba a cambiar el mundo del cine tal y como lo hizo, inventando prácticamente un género que a día de hoy ha inspirado, y continúa inspirando multitud de largometrajes y series que siguen su estela, aunque en ningún caso han conseguido llegar a cotas tan altas en tantos aspecto como consiguió su lúcido, y ya mítico director y coguionista. Como película de terror, consigue a base de incertidumbre y de desconocimiento, provocar un sutil miedo que poco a poco cala bajo la piel del espectador hasta convertirse en puro y asfixiante horror, todo ello con un claro mensaje social de fondo y unos efectos especiales y una puesta en escena sumamente realistas, lo que permite que el paso del tiempo, lejos de afectarle, le otorgue un halo de autenticidad y misticismo. Así que recordad, llamadlos como queráis, muertos vivientes, andantes, caminantes, infectados, poseídos, resucitados, renacidos o zombis, pero sobre todo nunca olvidéis darle las gracias al precursor de este divertido Apocalipsis que tantísimos fans disfrutamos, el maestro George A. Romero.

Mi puntuación: 10/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!