miércoles, 14 de agosto de 2019

The Artist

Que mejor manera de contarnos como fue para una estrella consagrada del cine mudo (y su perro), y en menor medida para una actriz emergente, la transición al cine sonoro que con una película muda en blanco y negro. La apuesta es arriesgada pero el resultado es excelente, con una gran puesta en escena al estilo más clásico, un actor y actriz principales dignos merecedores de los premios conseguidos y una historia que cautiva al espectador sin que haga falta una sola palabra para transmitir lo que otros largometrajes no consiguen con cientos de líneas de diálogo.  

Mi puntuación: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!