domingo, 16 de abril de 2017

Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket

La época dorada de Jim Carrey empezaba su declive con esta película, que sin ser de las peores de su filmografía, no le permite lucir como de costumbre a pesar de que el personaje que interpreta es ideal como fuente de sobreactuaciones. Además de unos recargados escenarios, quienes más eclipsan a Carrey son el trío de niños protagonistas, que no sólo gozan de mucho más minutos que él en pantalla, sino que incluso despiertan más interés y resultan más graciosos que el propio Jim. Una comedia alocada que solamente resulta entretenida gracias, o más bien por culpa, de un caótico y acelerado guión.

Mi puntuación: 5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!