lunes, 30 de junio de 2014

Sed de mal

Para muchos obra maestra del cine negro, a día de hoy su estilo fílmico y fuerza visual se mantienen intactos y son más novedosos que los de la mayoría de películas que se estrenan últimamente. Sin duda las mejores partes son las que incluyen a los inconmensurables Charlton Heston y Orson Welles cuyo  duelo moral se traslada al espectador, con una historia que da pie a debates realmente profundos. El punto negativo lo ponen las escenas que involucran a Janet Leigh con un desarrollo de acontecimientos tan extraño como los personajes que aparecen. Con momentos memorables, y sobresaliente en su forma más que en su contenido, es un hecho que Welles era un avanzado a su época, y este largometraje es otro claro ejemplo de ello.

Mi puntuación: 7/10































Otras reseñas de "El Club del Cinéfilo" 

Crítica de "Raven-Heart".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!