viernes, 3 de enero de 2014

Amor

Con una dirección austera, seca y pausada el director es capaz de conmover y en ocasiones transmitir más miedo que un largometraje de terror porque es probable que lo que te está mostrando lo acabes viviendo de un modo u otro. El único problema es que el realismo y la ausencia de dramatización que la caracterizan se empañan por unos personajes de clase demasiado alta y por una resolución final poco creíble que distancian a un espectador que se ha acercado muchísimo gracias a las increíbles interpretaciones de sus dos ancianos protagonistas. Sea como sea, si esta película no remueve algo en tu interior es que estás hecho de una piedra muy dura.

Mi puntuación: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!