domingo, 24 de febrero de 2019

Lolita

El nivel de la filmografía del realizador Stanley Kubrick es muy alto, y en esta ocasión nos encontramos con varios detalles que hacen que esta película, a pesar de ser buena, esté entre las más flojas del director británico. Para empezar la primera escena, de indudable fuerza visual e interpretativa, destripa prácticamente toda la historia, haciendo previsibles algunas situaciones y sorpresas que nos irán desvelando. Además, y a pesar de su extensa duración, no quedan demasiado claras las motivaciones de su pareja protagonista, ya que el detonante de su interacción es repentino, a lo que deben sumarse un par o tres de inexplicables escenas cómicas que no encajan dentro de este perverso drama "romántico".

Pero en el lado bueno hay muchas cosas, como la perturbadora, obsesiva y enfermiza interpretación de James Mason, adjetivos que servirían también para una formidable Shelley Winters, ambos muy por encima de una debutante Sue "Lolita" Lyon al mero servicio del morbo. También tenemos un arriesgado guión que se adentra en las escabrosas miserias innatas de muchos hombres y que consigue inquietar al espectador por lo que presencia, pero aún más por lo que no se muestra. Sea como sea es cine de calidad que al querer contarnos tanto se deja algunas cosas por el camino aunque gracias a eso consigue atraparnos en su malicioso juego mientras el tiempo pasa volando.

Mi puntuación: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!