domingo, 17 de febrero de 2019

La noche del cazador

Sin miramientos ni preámbulos, así actúa el personaje interpretado por un sublime y escalofriante Robert Mitchum, y así empieza este thriller donde el desarrollo de los personajes y su trasfondo son lo de menos, lo importante son sus ambiciones y el miedo que transmiten y sufren, llegando a trascender la pantalla y acongojando incluso al espectador más curtido. Y también destaca visualmente, con una puesta en escena y unos planos adelantados a su época que enfatizan la inquietud y el agobio presentes durante una película, que a pesar de los años, sigue impactando por la truculencia de varios comportamientos tabú y que solo flaquea mínimamente en un desatado tramo final cargado de moralina en un clásico que todo el mundo debería ver. 

Mi puntuación: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!