jueves, 1 de junio de 2017

Viridiana

Polémica, arriesgada y difícil de realizar en su época, son muchas de las cualidades que siempre se han resaltado de una de las obras más accesibles de Luis Buñuel quien quiere abarcar tanto que al final se le escapa de las manos. Temas recurrentes como la religión, el sexo y la lucha de clases son abordados de todas las maneras posibles y con evidentes simbolismos visuales. Pero el mensaje social progresista y la crítica a la religiosidad devota se pierden en beneficio de un machismo encubierto que le hace retroceder en modernidad. Además, la metáfora de la última cena no deja en muy buen lugar las clases bajas; en realidad ninguna clase social, género humano ni animal queda en buen lugar en esta película que empieza como un interesante estudio de la psique humana para desviarse hacía otro núcleo argumental más grandilocuente y demasiado esperpéntico.

Mi puntuación: 6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!