viernes, 19 de agosto de 2016

Nunca apagues la luz

Una vibrante cinta de terror que en apenas ochenta minutos es capaz de asustarnos como es debido mientras desarrolla un misterioso drama familiar de trasfondo. Las mejores partes son su espeluznante prólogo, y sin duda un intenso epílogo que nos pondrá los pelos de punta dejándonos con ganas de sufrir aún más. Además es de elogiar la coherencia en la actitud de unos personajes que gozan de un mínimo de sentido común para enfrentarse a una aterradora amenaza. Pero la mejor prueba de que funciona es que las risas nerviosas, los sobresaltos y algún que otro grito no cesaron en la sala durante la proyección de la película.

Mi puntuación: 6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!