viernes, 4 de diciembre de 2015

White God

Casi podríamos describir este largometraje húngaro como un "Espartaco" o Gladiator canino, y lo mejor de todo, tiene poco que envidiarle a estas dos obras maestras del cine. Tocando una amplia variedad de géneros, que van desde el drama familiar al intenso thriller, nos meteremos en la piel de un perro mestizo que consigue conmovernos gracias a una interpretación digna de muchos actores humanos consolidados. Además la película goza de una magnífica realización que se adapta en forma y ritmo, al igual que su banda sonora, a los diferentes sentimientos que experimentamos durante dos fugaces horas. De belleza exterior a nivel visual, e interior en cuanto al mensaje que transmite, es una obra muy recomendable para cualquier cinéfilo e imprescindible para los amantes de los perros.

Mi puntuación: 8/10


7 comentarios:

  1. Ya es la segunda opinión favorable, muy favorable, que leo. Intentaré verla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he leído alguna crítica mala, pero en general son todas muy buenas, así que no te lo pienses y darle una oportunidad, y cuando lo veas ya me dirás que te ha parecido ;)

      Eliminar
    2. Está bien, me ha gustado. Pero es como Amour de Haneke, emocionalmente, es dura de ver.

      Eliminar
    3. "Amour" también me encanta, las dos intentan conmover al espectador, cada una de modos muy diferentes, me alegro que te haya gustado y sobretodo que hayas vuelto por aquí para decirlo ^_^ ¡Gracias!

      Eliminar
    4. Lo intentan y lo consiguen, incluso, se pasan.

      Faltaría más. De nada.

      Eliminar
  2. No había oído hablar de ella, y la verdad es que pinta curiosa. ¡Me la apunto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo la premisa no esperaba mucho de ella pero al final me sorprendió gratamente, espero que a ti te pase lo mismo :)

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!