jueves, 7 de noviembre de 2013

Pontypool

Por causas desconocidas los zombis (o infectados) están de moda provocando un aluvión de libros y películas de dudosa calidad que lo único que hacen muchas veces es empañar el género. En este caso en vez de exprimir una idea y hacer lo de siempre, han intentado darle un giro, buscar otras motivaciones y con unas actuaciones sublimes conseguir un producto de calidad que te mantiene en vilo todo el rato sin necesidad de vísceras ni sentimientos profundos de personajes vacíos. Lo único que te disgusta es que acabe de repente dejándote con ganas de más. Las películas buenas del género zombi se pueden contar con los dedos de la mano y ésta es el pulgar de una de ellas.

Mi puntuación: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!