lunes, 15 de octubre de 2018

Muere, monstruo, muere

Terror, de entrada psicológico, que nos lleva a los Andes argentinos para provocar miedo a través de una oscura e inquietante puesta en escena enmarcada en unos preciosos paisajes, que además sirven para presentarnos diversos simbolismos que se exprimen hasta la saciedad. Esto funciona, y de hecho se alarga todo lo posible para brindarnos de vez en cuando alguna escena más explícita que no acaba de encajar en el conjunto, culminando en un final que muestra sus cartas con todo lujo de detalles, que por muy impactante que sea el resultado, tampoco era necesario.

Mi puntuación: 4/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!