domingo, 14 de octubre de 2018

Lazzaro felice

El neorrealismo renace y se reinventa en este largometraje, que empieza siendo solamente una historia costumbrista, pero que evoluciona hacía lo fantástico de un modo muy orgánico y fascinante. Y es que en realidad estamos ante un cuento de hadas que resulta ser todo un alegato sobre la bondad humana, representada por un hipnotizante y encantador Adriano Tardiolo, quien consigue robarnos el corazón y arrancarnos alguna que otra lagrimilla. Una pequeña joya que trata temas universales con los que todo el mundo se identificará, e inevitablemente, emocionará.

Mi puntuación: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!