lunes, 15 de octubre de 2018

Elizabeth Harvest

De nuevo la estética se antepone al contenido, y lo que empieza como una misteriosa historia de ciencia ficción con una atractiva puesta en escena se convierte poco a poco en una película evidente que no permite ningún margen de maniobra para que no pensemos lo que sus creadores quieren. Y no solo eso, también algunas incoherencias en el comportamiento de los personajes y situaciones resueltas con el "Deus Ex Machina" ensombrecen una premisa realmente interesante, desarrollada de un modo muy teatral en un único escenario con solamente dos actrices y tres actores, a quienes parecen que no sacan todo el jugo posible. Así que por mucho que nos guste lo que nos muestran, la belleza que importa debe estar en el interior. 

Mi puntuación: 4/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!