miércoles, 8 de julio de 2015

Terminator 3: La rebelión de las máquinas

La acción por encima de la historia es la premisa de esta tercera parte, lo cual no es malo ya que entretiene sin problemas, aunque no lo suficiente como para hacernos olvidar el alto listón de sus predecesoras. Lo más grave es que siendo la más cara de las tres, y a pesar de la cantidad ingente de explosiones y colisiones, el acabado final del conjunto es discreto, ya sea por una excesiva iluminación o por la ausencia de James Cameron tras las cámaras. Tampoco ayuda el desacertado casting, con un odioso John Connor a la cabeza, quien por fortuna cuenta con Schwarzenegger a su lado para poner el carácter necesario en una película que al menos intenta conservar la esencia de las anteriores.



2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo. La verdad es que es una de esas películas que uno ve porque forman parte de un conjunto mucho mayor, pero que por sí solas pasarían completamente inadvertidas. Fijate que, si no lo llegas a mencionar, ni siquiera tenía recuerdo alguno de Connor en la película. Lo mejor fue descubrir a Kristana Loken y volver al universo Terminator.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la única gracia, que intentan algo parecido a las primeras, pero se quedan muy lejos. Lo mejor para volver a ese universo es ponerse la 1 y la 2 y olvidarse del resto. A ver con que nos sorprende la nueva...

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!