lunes, 1 de julio de 2019

Dolorosa Gioia

El director Gonzalo López consigue, en su segundo largometraje, la difícil tarea de explicar una historia sin palabras, y lo hace de un modo perfectamente entendible, sin que la ausencia de diálogos parezca forzada. Para ello usa como elemento comunicativo, y de transmisión de sentimientos, una banda sonora que pone los pelos de punta en continuas ocasiones, compartiendo protagonismo con un reparto que supera el afásico reto con buena nota, destacando sobremanera un soberbio Amiran Winter en el papel principal. La ajustada duración, el suspense casi palpable y la original y novedosa propuesta que supone una obra de estas características, completan esta película que es la personificación cinematográfica de que una imagen vale más que mil palabras.

Mi puntuación: 8/10


2 comentarios:

¡Muchas gracias por comentar!