viernes, 8 de enero de 2016

Maggie

Insólita incursión en los no-muertos de Arnold Scwarzenegger. Superada la sorpresa inicial, el espectador se hallará ante una lenta y para nada sangrienta cinta en la que el inexorable proceso de zombificación de una adolescente sirve para abordar diversas cuestiones, desde la superación personal a la eutanasia. Realizada con toques más cercanos a Terrence Malick que a George A. Romero que le aportan originalidad pero causarán gran decepción entre los fans del cine “destroyer” del forzudo austriaco. Merece ser destacada la estupenda actuación de la aún muy joven Abigail Breslin, sin duda lo mejor de la película, pero que no logra llevar más allá de lo correcto esta atípica propuesta.


2 comentarios:

  1. Me pareció sorprendente...para Chuache,alejado de lo que nos tiene acostumbrados,muy lenta,pero sabiendo el argumento ,me lo esperaba,Abigail brutal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que se atasca por momentos pero tiene su gracia ver a Arnold en estos papeles. Saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!