miércoles, 17 de junio de 2015

Somos lo que somos

Una gran inundación desvela el ancestral secreto de una familia en la América profunda. El camino fácil sería llevar esta historia por el lado sangriento y efectista, pero Jim Mickle se inclina por el retrato psicológico de una visión degenerada de la religión y la influencia del pasado en los actos presentes. Pero la acción transcurre con coherencia hasta el tramo final en el que toda contención se abandona para caer, con poca fortuna, en la truculencia perdiendo así la mayor parte del crédito ganado hasta ese momento. Nada de esto empaña la meritoria labor de guion que mantiene en vilo al espectador todo el metraje y el destacable trabajo de todos los actores.

Puntuación @tomgut65: 6/10


2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con la crítica. Al final tira mucho de clichés y hay alguna cosa que está fuera de lugar respecto al resto de la historia. A pesar de esto, muy recomendable, el interés va creciendo poco a poco dentro de una de una historia buena y original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este género es difícil innovar pero al menos se agradece que alguna esté por encima de la media y que la historia tenga un mínimo de relevancia. Gracias por tu comentario, ¡saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!