martes, 14 de abril de 2015

Nunca es demasiado tarde

Lo que dejamos atrás al morir, no tanto lo material sí no la huella en el recuerdo de los que nos han conocido, es el único legado que dará sentido a nuestra vida tras desaparecer. Desde ahí parte esta realista producción británica presidida por la sencillez expositiva que, paradójicamente, se adentra en cuestiones complejas provocándonos un nudo en el estómago ante la certeza de lo inevitable, que el transcurso de la vida nos lleva con frecuencia a olvidar. Excesivamente fría en algunos momentos, lo que impide que sea una obra redonda, pero digna de mejor suerte de la que tuvo en su paso por las salas de cine.

Puntuación @tomgut65: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!