lunes, 10 de agosto de 2015

Las vacaciones del señor Hulot

Una de las películas con el humor más blanco que jamás haya visto y que hace uso de los sonidos graciosos, las confusiones por despistes y los tropiezos ingenuos para conseguir unas risas que en los años cincuenta eran más fáciles de provocar. Compuesta por una sucesión de sketches cuya única conexión es el entorno vacacional playero en el que suceden, su base son unos peculiares personajes que tiran de su faceta entrañable y familiar para enternecernos. Ahora bien, reírse es algo tan personal, que si una comedia fracasa en este cometido pocos argumentos quedan para defenderla, lo que no es óbice para que sus chistes universales de toda la vida funcionen en la mayoría de espectadores. 

Mi puntuación: 5/10





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!